jueves, 30 de septiembre de 2010

Para la economía no hay lonche gratis y en política el lonche sale muy caro

John Tarazona

En los cursos introductorios de economía se plantean un conjunto de principios básicos sobre las cuales se fundamenta, en alguna medida, la teoría económica; pero me remito al principio relacionado al costo, en el cual se plantea que el costo de una cosa (bien o servicio) es aquella cosa que se dejo de hacer por la opción elegida, de manera simplista muchos colegas sintetizan este principio como “no hay lonche gratis”, sobre este principio se ha desarrollado el concepto de costo de oportunidad, para quienes completaron los cursos básicos de economía encontraran sencilla la explicación del lonche gratis.
Si partimos de este principio, las actividades que realizamos siempre involucran costos (costos implícitos y explícitos), en el caso de apoyar las candidaturas que involucra el desarrollo de actividades que requieren de costos explícitos (compra de gigantografias, alquiler de vehículos, confección de polos, gorros. Etc.) y costos implícitos (reuniones continuas, movilizaciones, riesgo) a cual la compensación a recibir debería ser mayor al costo, esta situación responde a principios de racionalidad; nada raro entonces es decir que el financiamiento de las millonarias campañas de los principales candidatos a los municipios Provinciales, Distritales y gobierno regional, son los costos que asumirá el candidato electo, y que estos costos tienen que ser retribuidos con su compensación correspondiente incluyendo además los costos implícitos.
Porque el lonche es muy caro, aquí tenemos dos cuestiones que ayudaran a dar la respuesta, solo observemos estos días los cierres de campaña, la dimensión de gastos, este fenómeno en crecimiento continuo en las últimas elecciones, es resultado de los ingresos importantes con los que cuentan hoy en día los municipios y gobierno regional en nuestro departamento (Ancash) ello se convierten en incentivos para tal magnitud de gasto, recordemos que “los individuos responden siempre a los incentivos”, entonces los costos Explícitos aumentan dado el nivel de ingresos con los que cuentan los municipios, sobre todo de aquellas de influencia directa con la minería, esta sería la primera respuesta al encarecimiento del lonche.
Un elemento adicional para el lonche caro en la política, son los costos implícitos relacionados al riesgo, la dinámica política en nuestro país en las últimas décadas se caracteriza por la participación intermitente de los movimientos políticos y la desaparición de partidos políticos, la inconsistencia filosófica e ideológica de estos movimientos políticos, presentan cuadros inestables, poco confiables y mercantilistas (la acción política abandona la lógica de servicio a los demás, para adoptar la de servirse de los demás) ello genera aun más riesgo, incrementado el costo implícito de los seúdo benefactores de las campañas. Aquí podríamos adicionar finalmente a estos elementos mencionados líneas arriba, la diáspora de muchos candidatos en cada proceso electoral, “transfuguismo” y el numero significativo de candidatos solo en el departamento de Ancash tenemos para las elecciones municipales 212 listas de candidatos (Ancash ocupa el primer puesto en número de listas de candidatos Provinciales y Regionales), todo ello hacer muy caro el costo que asumirá los próximos alcaldes y presidentes regionales, esto significara obras sobrevaloradas, clientelismo político en la administración pública, por lo tanto ineficiencia, más de lo visto en estos años, pero seguramente mucho mas.